25 de junio de 2012

Lo que aprendí leyendo... Elogio de la lentitud

Enterarnos de todo lo que ha pasado hoy en el mundo en apenas unos segundos, la prima de riesgo que nos asfixia por instantes, un menú completo listo en menos de 5 minutos, transportes más rápidos, empresas y empleados más eficientes, agendas diarias de infarto, ritmo vertiginoso, extenuación, avanza, corre, rápido, date prisa, ¡no hay tiempo!. Y en medio de toda esta locura surge una corriente que nos invita a pararnos a pensar en dónde nos dirigimos, el Movimiento Slow.

¿Qué es el Movimiento Slow?: Podríamos decir que es una filosofía, una corriente cultural nacida de la mano del Slow Food que se ha ido extendiendo a los diversos ámbitos de la nuestra vida, así hablamos de Slow Cities, Slow Medicine, Slow Work, Slow Education e incluso Slow Sex.

Sin duda una de los libros que personalmente me han resultado más reveladores y que, sin duda, recomendaría lee, es Elogio de la lentitud de Carl Honoré. Este libro está considerado "la Biblia" del Movimiento Slow. Sus páginas están llenas de acertadísimas reflexiones sobre nuestra vida diaria y cómo la velocidad está ocupando cada uno de nuestros rincones. Porque no se trata de que todo deba ser lento, sino de que cada elemento de nuestra vida tiene su ritmo y que nuestra obsesión por la velocidad nos está tiranizando, fomentando la falta de reflexión. 

Una carrera por el tiempo que también vivimos en los medios sociales, algo que nos genera, en muchas ocasiones estrés y ansiedad. Internet en tiempo real supone la primacía del instante. Contenidos que consumimos y que después de unos minutos están caducados. ¿Deberíamos apostar también por el Slow Social Media?

11 de junio de 2012

¿Por qué son importantes los medios sociales?

¿Habéis visto el vídeo del final de este post?, ¿abrumador?. Cifras, cifras y cifras… como nos gustan los numeritos a la hora de hablar de la importancia de los medios sociales. El problema de tantos números es que, a veces, no consiguen transmitirnos su verdadera relevancia.

En mi opinión, la importancia de los medios sociales va más allá de las cifras. Para entenderlo, en primer lugar hay que tener en cuenta que los medios sociales, en el fondo, no son nada nuevo. Desde siempre, las personas nos comunicamos, nos persuadimos, nos convencemos, nos influimos…

Los medios sociales no han inventado nada. Lo que han hecho estas plataformas es facilitar, catalizar, acelerar, magnificar, actividades que ya existían en las relaciones sociales. En definitiva, son  herramientas  que permiten a la gente hacer lo que les gusta: hablar, compartir, participar, opinar, cotillear, etc.

A esta idea, habría que unirle los cambios que se han producido en la influencia (recordando a mi abuela), según los cuales, ante la crisis de credibilidad de los medios y la publicidad tradicionales surge de nuevo con fuerza una nueva forma de influencia: la gente.

En resumidas cuentas, creo que la verdadera importancia de los medios sociales proviene de una sencilla formula: Si a la Gente, que es la que nos influye, le damos Herramientas -plataformas sociales-, para ser más influyente, lo que obtenemos en una nueva forma de Poder.

Con esto, no estoy diciendo que sea la única, ni la más importante forma de poder. Simplemente es una forma de poder que esta emergiendo con fuerza y que creo que debemos tener muy en cuenta. Algo que de hecho, hemos vivido ya en movimientos sociales tan dispares como: las revueltas árabes, la retirada del programa La Noria, la oposición a la Ley Sinde o la organización de movimientos sociales como el 15M.