28 de mayo de 2012

Conceptos en los medios sociales: Contenido


El concepto de contenido es una de las ideas que mejor explica la revolución que llega de la mano de los medios sociales, ya que tenemos que tener en cuenta que gran parte de lo que hacemos como usuarios en Internet es consumir contenidos: textos, imágenes, videos…

Este cambio respecto al contenido, generado por los medios sociales, es una herencia de la denominada Web 2.0. El termino Web 2.0 nació a mediados del año 2004 y hace referencia no solo a una evolución tecnológica de la Red sino a un profundo cambio social.

Hasta ese momento, Internet como el resto de los medios de comunicación de masas, era un mero escaparate. A partir de entonces, gracias a las plataformas más representativas de la Web 2.0 -Blogger, Wordpress, YouTube, los foros…- cualquier usuario con un simple ordenador podía elaborar y aportar contenidos. Con la Web 2.0 pasamos de navegar en Internet a “darle forma”.

Este hecho tiene numerosas implicaciones, pero la principal es que el contenido ya no es algo exclusivo de los medios y las empresas. Ahora el contenido se democratiza, aumentando en la competencia en la oferta del mismo.

Ante estas circunstancias, se hace crucial aportar contenido de valor y es éste uno de los grandes retos de las empresas, instituciones y personas, a la hora de enfrentarse a los medios sociales. Para poder ser “escuchados” tenemos que aportar valor a los usuarios. Con "valor" me refiero al hecho de que para sobresalir, conectar y enganchar al usuario debemos ofrecerle algo de que de verdad le aporte valor. Contenido que le sea útil, entretenido y/o de interés.

14 de mayo de 2012

Los abuelos nos enseñan a bloguear


 
¡Qué sabio es el refranero español!. Tanto,  que sus enseñanzas pueden ser aplicadas también a los medios sociales.

Hoy quería compartir con vosotros parte de una de mis presentaciones sobre los blogs, en la que con un guiño al refranero español, intento aportar algunos consejos para “bloguear” adecuadamente y con respeto a los demás.

Aquí os detallo la lista de refranes, ¿echáis alguno de menos?:

“Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo”. A la hora de escribir en un blog, no mientas, ni escribas cosas imprecisas o inciertas. Esto es algo que puede repercutir negativamente en tu reputación personal. En los medios sociales se valora especialmente la honestidad.

“Es de bien nacidos, ser agradecidos”. Si tomas información de otros blogueros, compañías o páginas, referénciales. No pasa nada por recoger información de otras fuentes, pero lo adecuado es linkarles y referenciarles.

“Quien a hierro mata, a hierro muere”. Intenta ser “buena gente”. No seas prepotente y no desprecies a nadie. En la mayorías de las ocasiones, para decir algo malo, es mejor no decir nada.

“Las cosas claras y el chocolate espeso”. Sé transparente y sé tú mismo. No es recomendable ocultar quien eres, o utilizar tu blog para temas de promoción sin mostrarlo abiertamente.

“Está en todas las salsas”. Utiliza las diferentes plataformas para exponer tu trabajo y mantener contacto con tus lectores y con la gente que sigues: Facebook, Youtube, Twitter…

“A buen entendedor, pocas palabras bastan”. Sé directo y escueto. La gente deja de leer en seguida. A los lectores les gustan los artículos cortos y directos. Artículos fáciles de leer y recordar.

“A buenas horas mangas verdes”. No hables de temas muy pasados sin aportar además nada nuevo. Es fundamental que tu propósito sea aportar contenido de valor.

“Despacito y buena letra, que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas”. Dedica al menos 5 minutos a pensar si tus post cumplen lo anterior, sino hay errores, etc. Es fundamental una redacción correcta, sin faltas de ortografía, estructurada en párrafos y con claridad en la exposición.

Una imagen vale más que mil palabras. Somos una generación audiovisual. Utiliza en la medida de lo posible imágenes y videos en tus entradas.

Rectificar es de sabios. Sé el primero en responder a tus propios errores, reconócelo y discúlpate si es necesario.